Peso atómico y molecular
El peso atómico de los elementos es un número arbitrario que permite la comparación de sus pesos relativos. Inicialmente se tomó como referencia al oxígeno al que se le asignó un peso arbitrario de 16 y en 1961 fue substituido por el carbono, con peso arbitrario de 12 unidades de masa atómica. Los pesos atómicos de los otros elementos se determinaron en relación al peso del oxígeno; "el oxígeno es a la tabla de los elementos, lo que el metro al sistema métrico decimal", ambas unidades son arbitrarias.

Si el peso atómico de cualquier elemento se expresa en gramos, tenemos lo que se llama átomo-gramo o átomo-masa. Los átomos se agrupan constituyendo moléculas; el peso molecular relativo de un compuesto que contenga dos o más átomos, es igual a la suma de los pesos atómicos. Por ejemplo, el peso molecular de la sal común o cloruro de sodio (NaCl) es 58.5 (23 de Na+ y 35.5 del Cl).

Si se expresa el peso molecular en gramos de cualquier compuesto tenemos la molécula gramo denominada también mol, siendo la milimola (mmol) el peso molecular expresado en miligramos. Si el peso molecular de la glucosa, que es de 180, lo expresamos en gramos: 180 gramos de glucosa corresponden a un mol, y si se expresa en miligramos: 180 miligramos corresponden a 1 mmol de glucosa. Experimentalmente se ha demostrado que un mol de cualquier substancia no disociable, contiene el mismo número de átomos o partículas: 6.023 X 1023 (número de Avogadro). Es por esto que 1 mol de Na+ posee el mismo número de átomos o partículas que 1 mol de Cl-, a pesar que el primero pesa 23 g y el segundo 35.5 g. Al disociarse el mol de NaCl en iones de Na+ y Cl, la solución contendrá el doble de partículas.

 

Anterior