Galería
 

 

 

 


Células anómalas y cáncer

Las células cancerosas son muy diferentes de las del tejido del que proceden. El tumor de esta figura, un teratoma de ovario, no guarda ningún parecido con el tejido normal del ovario. Los tumores de este tipo pueden convertirse en quistes que contienen hueso, pelo o tejido cutáneo.

 

RADIOTERAPIA:

Un paciente recibe radioterapia para el tratamiento de un cáncer de la columna vertebral. En este procedimiento se utiliza el radioisótopo cobalto 60 como fuente de la radiación gamma. La elevada dosis de radiación se aplica mediante un láser dirigido sobre un área de tratamiento determinada.

 

LEUCEMIA DE CÉLULAS PELUDAS

Los patólogos distinguen varios tipos de leucemia según el aspecto que presenta la célula cancerosa vista por el microscopio. Este tipo de leucemia, un tipo poco común de leucemia linfocítica, se caracteriza porque las células cancerosas presentan proyecciones similares a pelos en la superficie.

 

 

TUMORES DEL APARATO REPRODUCTOR FEMENINO

El aparato reproductor femenino puede verse afectado por diversas formas tumorales, algunas de ellas de desarrollo maligno. En particular, el tumor del cuello uterino representa la primera causa de muerte por tumor en las mujeres, después del cáncer de mama. Los fibromas y tumores de los ovarios suelen tener un pronóstico más favorable. Lo que resulta de fundamental importancia en el tratamiento de estas patologías es la precocidad del diagnóstico y, por tanto, de las medidas terapéuticas, que por lo común se valen de la quimioterapia y de la radioterapia. Aún más importante resulta la prevención, que se realiza sometiéndose a exámenes periódicos; en particular, el test de Papanicolau, que debe ser realizado sobre todo por las mujeres entre 25 y 64 años, permite descubrir un proceso tumoral en el cuello uterino.

 

 

 

 

DESARROLLO Y PROPAGACIÓN DEL CÁNCER

El cáncer de pulmón se inicia cuando las células epiteliales que recubren el tracto respiratorio empiezan a reproducirse de forma descontrolada. Estas células invaden el tejido que las rodea formando una masa denominada tumor o carcinoma. Las células cancerosas pueden invadir los vasos sanguíneos y linfáticos, y ser transportadas a través del organismo hasta que alcanzan una zona por la que no pueden progresar. En este punto se asientan y forman un nuevo tumor. La metástasis, la propagación del cáncer desde su localización original a otras partes del organismo, es la característica más destructiva de la enfermedad.

 

Factores que afectan el desarrollo del cáncer

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FUMAR

El consumo de cigarrillos es responsable del 85% de los casos de cáncer de pulmón entre los hombres y del 75% entre las mujeres; una media general del 83%. El fumar provoca aproximadamente el 30% del total de las muertes por cáncer. Los fumadores de dos o más paquetes de cigarrillos presentan porcentajes de mortalidad por cáncer entre 15 y 25 veces superiores a los no fumadores.

 

 

 

 

 

NUTRICIÓN

El riesgo de cánceres de colon, mama y útero se incrementa en personas obesas. Las dietas con alto contenido de grasa pueden contribuir a la aparición de determinados cánceres, como el de mama, colon y próstata. Los alimentos con alto contenido en fibra pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer de colon. Una dieta variada con gran cantidad de verduras y frutas ricas en vitaminas A y C pueden reducir el riesgo de cáncer de laringe, esófago, estómago y pulmones. Se ha establecido una conexión entre los alimentos salmuerizados, ahumados y curados con nitratos y los cánceres esofágico y estomacal.

 

 

 

 

LUZ SOLAR

Se considera que la casi totalidad de los más de 600.000 casos de cáncer de piel no provocados por melanomas que se registran cada año en EEUU están relacionados con la exposición al sol. Este factor es también uno de los más importantes en la aparición de melanomas, y la incidencia se incrementa entre los residentes cerca del Ecuador.

 

 

 

 

ALCOHOL

Los cánceres de boca, laringe, garganta, esófago e hígado tienen una alta tasa entre los bebedores habituales de altas dosis de alcohol.

 

 

 

 

TABACO

El uso del tabaco en sus variedades de mascar y de inhalar (rapé) incrementa los riesgos de cáncer de boca, laringe, garganta y esófago.

 

 

 

 

TERAPIA DE
ESTRÓGENOS

La terapia con estrógenos para controlar los síntomas menopáusicos incrementa el riesgo de cáncer del endometrio. La ingesta de progestina con una terapia de sustitución de estrógenos ha disminuido significativamente este riesgo.

 

 

 

 

RADIACIÓN

La excesiva exposición a radiaciones ionizantes puede incrementar el riesgo de cáncer. La mayoría de los rayos X utilizados en medicina y odontología están ajustados para emitir la menor dosis posible sin sacrificar la calidad de la imagen. Una excesiva exposición al radón en el hogar puede provocar el cáncer de pulmón, en especial entre los fumadores.

 

 

 

 

RIESGOS
LABORALES

La exposición a una serie de agentes industriales (níquel, cromo, amianto y clorato de vinilo, entre otros) aumenta el riesgo de diversos cánceres. Los peligros del amianto se ven enormemente incrementados en combinación con el tabaco.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TÉCNICAS DE DIAGNÓSTICO PARA LA DETECCIÓN PRECOZ DEL CÁNCER O DE UN PRECURSOR EN PERSONAS QUE NO PRESENTAN SÍNTOMAS

 

 

 

 

Pruebas de detección de cáncer en el colon y el recto

Examen rectal digital, prueba de sangre en las heces fecales,
proctosigmoidoscopia.

 

 

 

 

Prueba de detección del cáncer cervical

Prueba de Papanicolau.

 

 

 

 

Detección del cáncer de mama

Auto examen, examen médico, mamografía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TERMOGRAFÍA

La temperatura de la piel varía en respuesta a trastornos del tejido subyacente del tipo de un defecto de perfusión, un proceso inflamatorio y un cáncer, lo que hace posible que estas afecciones sean visibles mediante cámaras sensibles a calor infrarrojo. En esta termografía, el tejido canceroso (amarillo) contrasta con la coloración azul y verde del resto del cuerpo.

 

 

MAMOGRAFÍA

La mamografía es una técnica especial de rayos X que se utiliza para visualizar los tejidos blandos de la mama como un medio de detección del cáncer de mama en la mujer. Esta mamografía muestra calcificaciones (manchas de baja densidad) en una neoplasia. El pezón está a la izquierda. La mayoría de los cánceres de mama se originan en el conducto de la glándula mamaria o glándula productora de leche. El resto procede del propio tejido glandular. La mayoría de los tumores demuestran una conducta invasiva (maligna) precoz, aunque también existen formas no invasivas.

ReGrEsAr